Dani García, éxito a fuego lento